Día 11. Gili meno

Nos levantamos temprano para ir a pasar el día en Gili Meno, la isla de al lado. Nos levantamos, desayunamos y nos fuimos con las bicis que nos había dejado la villa hacía el puerto para coger el bote que nos llevaba hasta meno.

Las bicis las dejamos enganchadas con la cadena en un warung de por allí, temíamos que cuando llegáramos no estuvieran, pero si si al llegar estaban ahí esperándonos.

Al llegar a la isla, vimos bastantes compañías para hacer snorkel, pero nosotros fuimos a una que está justo al bajar del puertecillo, nos costó 3h de snorkel  300mil Rp 20€ aprox. los dos. Íbamos en el bote 3 parejas, así que fue genial porque no habría tanta aglomeración cuando viéramos algo. Ese día vimos pocas tortugas, y las vimos muy profundas, siempre tenemos mala suerte en eso, en Riviera maya las vimos también pero no nítidas porque el mar estaba sucio y lleno de algas. A ver cuál será el destino donde veamos las tortugas cerca y nítidas!

G0150853.JPG

G0120835.JPG

(No hay fotos de ellas, sólo vídeos que os enseñaremos cuándo lo tengamos acabado 🙂 )

Después del intento de ver tortugas nos fuimos a una parte donde vimos un barco hundido, era precioso y ahí fue cuando uno de los guías echó comida al mar y vinieron todos los peces a comer, fue un momento mágico en el que yo personalmente me metí en el papel de la sirenita cantando bajo del mar, fue una sensación alucinante el estar rodeado por mil peces de colores y de distintos tamaños.

Cuando pasaron las 3 horas volvimos, dejamos las aletas. Que por cierto, también te dejan el tubo y las gafas, pero nosotros llevábamos los nuestros propios, porque eso de chupar otros tubos no lo llevamos muy bien, somos un poco escrupulosos.

Al dejar las cosas fuimos a comer a un warung de al lado se llamaba Bibi’s Café, estaba súper bien comimos genial por 104mil R (7€) los dos. Después de comer nos quedamos disfrutando un poco más de la isla, así que nos dimos una vuelta andando por los alrededores hasta quedarnos aplastados en la arena, echando una cabezadilla :P.

DSC_0835.JPG

DSC_0824.JPG

A las 4 cogimos el bote de regreso a la gili air, ahí nos dijeron que sólo quedaba el trasporte rápido y costaba 168mil R (11€) los dos, lo vimos caro pero lo tuvimos que coger porque si  no nos quedábamos allí y nuestro hotel estaba en gili air, así que los pagamos y fuimos con el rápido, no vimos mucha comparación en tiempo, pero si en comodidad, pero yo os recomiendo mirar bien los horarios y por precios coger el bote público.

Al llegar, fuimos a bañarnos en la piscina de la pedazo villa que teníamos, porque todavía era demasiado pronto para ducharnos y cenar. Así también la disfrutábamos más 😛

DSC_0817.JPG

DSC_0778.JPG

DSC_0781.JPG

DSC_0782.JPG

Después de estar bañándonos y disfrutando de la piscina, nos fuimos a duchar para volver a coger las bicis e irnos a la playa a cenar en el Mexican kitchen, este nos lo recomendó el chico de la villa y esta vez os lo recomendamos nosotros! tenéis que ir porque está la comida buenísima. Nos costo 250mil R. (17,50€) los dos.

Cuando acabamos de cenar, nos fuimos a dar el último paseo del viaje.